Wednesday, November 23, 2005

INTERPRETACION DE PERSONAJES:

  • Torvaldo Helmer: Prunotto Agustín
  • Nora Helmer: Zitelli Larisa
  • Krogstad: Rabasa Julia
  • Dr. Rank: Ferraro Florencia
  • Elena: Pereyra Lucía
  • Sra. Linde: Valarín Ornela

Ambientación, utilería y organización: Cortines Ayelen

Wednesday, November 09, 2005

Casa de Muñecas



"CASA DE MUÑECAS"

OBRA: ARGUMENTO

La casa de las muñecas es la segunda obra en la serie de obras realistas de Ibsen. La primera era `Los pilares de la sociedad', del año 1877. En La casa de las muñecas se reúnen los más realistamente posible tres elementos: el psicológico, el ideológico y el sociológico. Está dividida en tres actos, y mientras la tradición era en el primer acto la exposición, en el segundo la situación o explicación, y en el tercero la resolución, en sus obras Ibsen opta por una discusión en el tercer acto más que por la simple resolución. Transcurre en navidad.
Toda la obra se representa en una habitación de la casa. Ibsen nos muestra una convivencia como cualquier otra, una vida que podría ser la nuestra. Nora está presente en todas las escenas.
Ibsen empieza introduciéndonos en el tema central de la obra: Nora y su relación con el mundo exterior (cuando entra con sus regalos). Nora sirve de símbolo para las mujeres de aquella época. Mujeres de las que se pensaba que eran felices con los lujos de la sociedad moderna, sin pensar en ni preocuparse por el mundo en el que vivían. En el proceso de la obra Nora realmente parece disfrutar de las riquezas materialistas. Parece que el dinero es la llave para la felicidad. Ibsen nos hace creer que la relación entre las mujeres y su alrededor es el tema principal de la obra.
Sin embargo también es evidente que la poca asociación con el mundo no es precisamente culpa de Nora. Su marido Torvaldo la considera su propiedad, un objeto que hay que poseer y controlar. Utiliza nombres de pequeños animales lo que deja ver la poca importancia que le da a su personalidad. Parece ser más su padre que su marido. Nora depende completamente de él, empezando por el dinero hasta en la comida, ya que Torvaldo la está supervisando y controlando. La visión torcida del mundo se muestra más evidente todavía cuando Nora habla con la Sra Linde. Mientras su amiga es sabia y adulta, Nora es impetuosa. Sólo le cuenta su secreto porque la Sra Linde la llama una niña, como para demostrar que no era verdad.
Aún así vemos que Nora se da cuenta, por lo menos en parte, de la falsedad en su vida. Cuando le hacen la cuestión por qué no decirle su secreto a Torvaldo, responde que lo haría, pero con el tiempo. Ahora cree que eso dañaría la independencia de Torvaldo, las mentiras en las que se basa su matrimonio. Eso deja suponer que ella sabe que el papel de Torvaldo como el alimentador de la familia es igual de fabricado como el suyo de muñequita inocente. Pero probablemente la seguridad que le da el lado materialista, el dinero, la casa, sus hijos, no la dejan admitir este pensamiento. Como bien nos muestra la Sra Linde, cuando dice que se siente absolutamente vacía sin tener a nadie de quien preocuparse ... es exactamente lo que sienten todas las mujeres. Sin su familia, su marido, simplemente no sabrían qué hacer.
Como consecuencia Nora acepta su papel de niña, jugando con sus hijos como si fuera una de ellos. También se ve claramente que en realidad no es ella la madre, ese personaje de autoridad, sino la criada. Nora siempre está jugando con los niños, pero cuando se trata de otras tareas más serias, las hace la criada.
Otro de los temas principales es la manera de ver a las mujeres, especialmente en el contexto de matrimonio y su papel de madre. Torvaldo nos ofrece una idea muy clara de este papel: El deber de una mujer es ser una buena esposa y madre.
También importante es el materialismo. Se le da más importancia que a la gente. El dinero, las apariencias, dan felicidad. Si nos fijamos este aspecto no ha cambiado demasiado: Todavía nos preocupamos demasiado por lo que diga la gente, los vecinos, algunos intentan aparentar con dinero en vez de lucir más su interior y sus cualidades.
La injusticia y falsedad de las costumbres de la clase social media, la fe y autenticidad contra el buscarse a uno mismo, preocupación social y religión son otros temas tratados.
Mientras en el primer acto Nora se enfrenta a la invasión de la realidad en su mundo de apariencias y `mentiras', en el segundo acto va a averiguar si su mundo es verdadero o falso. Sabe que Torvaldo puede descubrir su mentira pero cree que si es el hombre que cree que realmente es, todo eso reforzaría su matrimonio. Está esperando una especie de milagro, pensando que Torvaldo podría asumir la responsabilidad por lo que ha hecho Nora, y después de que se de cuenta de que lo ha hecho por amor hacia él, se convertirían en una pareja igual, con derechos iguales. Aún así considera la otra opción y empieza a jugar con el pensamiento de dejar a su familia.
El tercer acto es el más importante en esta obra. No hay una simple resolución del problema, sino el espectador se encuentra con una discusión entre los protagonistas, resaltando todos los temas de los primeros dos actos. Es interesante ver que es la primera vez que Nora sale de la habitación cuando se va a la fiesta. Además Torvaldo la tiene que arrastrar para volver. Será porque Torvaldo la mantenía dentro de la casa intencionadamente para su propia diversión. Evitando que saliese fuera a asociarse con la gente y conocer el mundo, permite mejor control de sus pensamientos y actos.
Cuando Nora se va de la habitación, y con eso termina la obra, se va por otras razones que inicialmente planeadas. Pensaba suicidarse porque no quería que Torvaldo sacrificase su vida por ella. Cree que es una decisión apropiada porque está convencida de que Torvaldo daría su vida por ella. Cuando ve que este no es el caso está muy decepcionada. Torvaldo la acusa de haber arruinado su vida, le prohíbe volver a ver a sus hijos. Es entonces cuando Nora decide abandonarlo todo. Sabe que antes de poder ser una esposa y madre, tiene que descubrirse a si misma y aventurarse en el mundo. Quiere ser una persona independiente, y no una muñeca para las figuras masculinas en su vida.